Pie Diabético

Enfermedades vasculares, problemas patológicos, infecciones y la neuropatía son los pilares fundamentales donde la etiopatogenia de las lesiones que se generan por el pie diabético puede traerle al paciente consecuencias graves.

Diabetes es la principal causa de la aparición de úlceras y lesiones cutáneas sobre el 25% de los pacientes. Esto es a causa de la afectación que tienen los vasos sanguíneos, nervios y tejido epitelial. Por lo general, estos pacientes que por su propia patología tienen un riesgo elevado a sufrir infecciones complicando su tratamiento.

Además de las altas posibilidades de que se propague una infección a todo el pie están a la orden del día las alteraciones circulatorias y metabólicas, así que una terapia sistematizada con antibióticos siempre dará buenos resultados.

Para evitar esto realizar un correcto drenado de los focos de infección y un meticuloso desbridaje de las lesiones son las medidas por excelencia contra las infecciones del pie diabético

 

Niveles según gravedad de lesión:

•Grado 0:

Hiperqueratosis, callos o durezas acompañados por grietas sobre la piel.

Deformidades, hallux valgus, dedos de martillo, pie cavo, etc.

Uña incarnata: Es obligatorio, las uñas nunca deben de cortarse sino limarlas y el calzado no debe presionar los dedos.

Micosis, pie de atleta: Cuando aparece por lo general es entre los dedos y en la planta del pie. Zona enrojecida con maceración y ruptura de los tejidos de la piel.

•Grado 1:

Úlcera superficial.

•Grado 2:

Úlcera profunda: Pie lesionado, posibilidades de infección que afecta áreas locales como celulitis, linfangitis, crepitación, afectación ósea, exudado purulento, mal olor, notable profundidad, fístulas, gangrena, etc.

Requiere desbridamiento quirúrgico meticuloso para eliminar tejidos muertos, también la hiperqueratosis que cubre la herida.

Ante estos signos de infección tópica se indica el uso de apósitos con plata, sulfadiazina argéntica, antimicrobianos y apósitos absorbentes como los de hidro fibra de hidrocoloide y los alginatos.

Cuando este tipo de úlceras no presentan una correcta evolución de cicatrización son señales de posible Osteomielitis.

•Grado 3:

Cuando se presentan signos de celulitis, abscesos, osteomielitis o signos de sepsis el paciente debe ser hospitalizado para desbridamiento quirúrgico y urgente tratamiento de antibióticos vía parenteral.

•Grado 4:

Gangrena en uno o varios dedos del pie.

Inmediata intervención médica, hospitalización, by-pass, angioplastia o amputación.

•Grado 5:

Gangrena en el pie.

 

Tratamiento integral y un diagnóstico etiológico recomiendan medidas terapéuticas locales para el paciente con pie diabético, cada caso debe considerarse por separado debido a que cada paciente nos ofrece diferentes enfoques para sanar.

La integración de nuevas terapías y productos como hidrogeles, alginatos, hidro fibras, apósitos con plata, factores de crecimiento, colágeno, etc. Le han dado a pacientes y personal de enfermería soluciones eficaces para este tipo de heridas.

You may also like

Open chat