Úlceras por presión

Las úlceras por presión aparecen en su mayoría en pacientes que están inmovilizados por un largo periodo como son pacientes geriátricos e intervienen factores como alteraciones circulatorias, deshidratación en la piel, incontinencia, etc. Este tipo de lesiones son ocasionadas en las partes del cuerpo que por tiempo prolongado están sometidas a una presión determinada.

Existe otro grupo de riesgo en la aparición de úlceras por presión (UPP) como pacientes de traumatología, pacientes neurológicos que debido a su condición no son capaces de detectar dolor que es el primer signo de alerta cuando aparece una ulcera, al igual que pacientes incapacitados motores son agentes de alto riesgo en la región isquiática.

Al día de hoy es sabido que el 95% de los casos de aparición de este tipo de heridas podría ser evitada cuando se realizan correctas medidas de prevención. Se ha detectado que a partir de las 3 semanas de inmovilización se pueden presentar úlceras por presión.

Cuando la piel presenta interrupciones de irrigación por más de 2 o 3 horas es cuando se producen las úlceras por presión, esto como consecuencia de la presión de los huesos ejercida sobre un soporte duro aplastando los vasos sanguíneos y disminuyendo la aportación de nutrientes y oxígeno a la zona sometida a presión, esto provocando necrosis tisular.

La piel comienza a adelgazarse al punto en que pierde por completo su espesor afectando la dermis, la epidermis y el tejido celular subcutáneo. Cuando la úlcera crece a un tamaño considerable destruye por completo la piel, los músculos y los huesos subyacentes.

Sillas de ruedas, cama, yesos y/o férulas son los objetos que con mayor frecuencia perjudican las prominencias óseas: Región Lumbar, Caderas, Talones, Maléolo del Tobillo, Región Sacra y los codos.

Factores de riesgo:

•Presión, la presión que ejerce el soporte (silla de ruedas, cama, etc.) sobre el plano óseo del paciente. Esta presión produce oclusión de los capilares sanguíneos e interrupciones en la circulación sanguínea.

•Fuerzas de cizallamiento, La epidermis roza cuando al paciente se desliza en la cama.

•Temperatura y maceración, cuando la temperatura ambiental supera los 25° la sudoración promueve la aparición de UPP igual que cuando existe incontinencia fecal o urinaria.

•Causas fisiopatológicas, trastornos cutáneos, enema falta de elasticidad en la piel y resequedad. Delgadez, desnutrición, obesidad, hipoproteinemia y deshidratación. Trastornos inmunológicos, cáncer e infecciones. Deficiencias motoras, parálisis, anestesia.

Clasificación

Hacer la valoración y el registro de la úlcera al menos una vez por semana para verificar adecuadamente su evolución:

Úlceras tipo 1, Eritema cutáneo en piel sana que no palidece a la presión. En pacientes de tez morena se observa un edema, induración, decoloración y en ocasiones calor en área local.

Úlceras tipo 2, Aspecto de abrasión o quemadura, úlcera superficial con pérdida parcial en el grosor de la piel afectando la epidermis, dermis u en ocasiones ambas.

Úlceras tipo 3, Necrosis del tejido subcutáneo y pérdida total del grosor de piel a veces de profundidad considerable.

Úlceras tipo 4, Necrosis del tejido y lesión en los músculos, huesos o tendones debido a la pérdida total del grosor de la piel.

 

Tratamiento

Profesionales de salud y familiares de pacientes con frecuencia se enfrentan a este tipo de padecimientos los cuales deben ser tratados con los siguientes elementos:

-Valoración integral del paciente -Medidas de prevención -Planificación y ejecución de cuidados -Desbridamiento -Limpieza de lesión -Control del exudado -Administración de antibióticos sistémicos

El tratamiento de úlceras hoy en día ofrece una gran variedad de productos que obliga a los profesionales de salud a estar informados de las principales indicaciones y características que estos ofrecen.

Tipos de apósitos utilizados en el tratamiento de úlceras por presión

La selección de los apósitos debe realizarse considerando la localización de la lesión, el estadio, la severidad de la úlcera, la cantidad de exudado, la presencia de tunelizaciones, el estado de la piel en zonas perilesional, las infecciones y los signos generales del estado del paciente, el nivel asistencial, disponibilidad de recursos y la facilidad de aplicación en el auto cuidado.

-Poliuretanos -Hidrocoloides -Espumas poliméricas -Hidrogeles -Alginatos -Apósitos de silicona -Apósitos de carbón activado

El apósito ideal de ser estrictamente biocompatible, proteger la herida de posibles agresiones físicas externas, agresiones químicas y bacterianas, mantener el área de la úlcera continuamente húmeda y la piel circundante seca, controlar exudados y tejido necrótico por medio de su absorción, mantener la mínima cantidad de residuos en la lesión, ser adaptables a localizaciones difíciles y por supuesto permitir una cómoda aplicación y retirada.

 

La experiencia y el conocimiento clínico profesional son fundamentales para elegir el mejor tratamiento para la curación de estas úlceras incluyen el uso de técnicas que prioricen la limpieza de la lesión, eliminar el tejido necrótico, una correcta absorción del exudado, protección a bordes y piel perilesional, fomentar el crecimiento del tejido de granulación, la epitelización y cicatrización.

You may also like

Open chat